FANDOM


Bienvenido a Caracteristicas de la Cultura Japonesa

Hoy es martes, 27 de junio de 2017

Actualmente tenemos 81 artículos

En este espacio hablaremos de las generalidades del país del sol naciente.

Gran parte de la etiqueta y la forma de comportarse de los japoneses proviene de su herencia feudal, un período en que la jerarquía social dictaba a todo el mundo cómo hablar, sentarse, hacer reverencias, comer, caminar y vivir. Cualquier incumplimiento de estas normas suponía un castigo severo, llegando incluso a la pena de muerte. Ahora las cosas son diferentes, pero los japoneses siguen dando una gran importancia a las formas de comportamiento y al trato social. Hay dos cosas que son consideradas imperdonables: una de ellas es la de utilizar zapatos dentro de casas particulares, ryokan o templos y la otra es la de meterse en la bañera de un baño público sin haberse antes lavado y aclarado por completo.


Generalidades Editar

La reverencia (ojigi)

La principal forma de saludo en Japón es la reverencia. A primera vista puede parecer sencilla, pero la reverencia y sus implicaciones son muy complicadas; la inclinación, el tiempo y el número de las reverencias depende de quién se trate. La reverencia también se emplea para despedirse y como señal de profunda gratitud.

- Una inclinación de unos 15 grados se suele utilizar para situaciones normales de la vida cotidiana, tales como saludos.

- Una inclinación de unos 30 grados se emplea durante las presentaciones y situaciones más formales.

- Una inclinación de unos 45 grados se suele emplear para pedir disculpas o mostrar un profundo agradecimiento.


También existe una inclinación de 90 grados, que a menudo puede verse en periódicos y en la televisión cuando se ha destapado algún escándalo y los responsables piden disculpas en las ruedas de prensa. Se considera una forma de disculpa bastante exagerada.


Comportamiento Editar

La mayoría de las formas de comportamiento y etiqueta son resultado de un deseo de que las relaciones tengan la menor fricción posible. A los japoneses no les gusta la confrontación y, aunque las haya, no acostumbran a pelearse o reñir. Son un pueblo que sabe ocultar detrás de una sonrisa cualquier sentimiento, ya sea felicidad, tristeza, vergüenza e incluso rabia o enfado.

Los japoneses son prácticamente incapaces de decir no a algo. Es mucho más probable que digan que la petición es muy difícil de cumplir o que le den rodeos al asunto sin dar una respuesta definitiva. Cuando ocurre esto, conviene no seguir insistiendo. El mostrar impaciencia o enfado no conduce a ninguna parte, aunque el pedir disculpas, en ocasiones, puede resultar beneficioso. Y si alguien accede a la petición, es mejor agradecérselo infinitamente. Al ser una sociedad hecha por y para el hombre, los hombres acostumbran a entrar y salir por las puertas y ascensores antes que las mujeres y en el metro se les puede ver sentados mientras sus esposas permanecen de pie. Es de mala educación sonarse la nariz en público y más cuando se está sentado en la mesa. También está considerado de mala educación el señalar personas u objetos con el dedo índice. Para señalar se usa la mano entera, con la palma hacia arriba y moviéndola ligeramente. Las muestras de afecto en público están mal vistas, excepto con los niños pequeños. Por ello es prácticamente imposible ver parejas besándose en la calle. Algunos gestos occidentales como guiñar los ojos o encogerse de hombros pueden dar lugar a malentendidos. En una conversación, es muy común oír repetidas veces "hai hai", aunque esto no debe interpretarse como una afirmación (hai es una expresión que indica afirmación), sino como una señal de que el interlocutor está atento a la conversación. Llegar tarde a una cita es considerado una falta grave de educación. El dinero se trata en Japón de una forma discreta. Cuando se ofrece dinero, ya sea como regalo de una boda o como pago de servicios prestados, lo normal es que se haga en un sobre, y abrir ese sobre delante de la persona que lo entrega se interpreta como una falta de confianza hacia el interlocutor. Cuando en una tienda devuelven el cambio, darán el importe exacto ya contado, considerándose una ofensa contar el cambio delante porque ello insinuaría que le están intentando engañar. Algunos deslices interculturales Las relaciones interculturales a veces pueden resultar complicadas si no se conocen las costumbres del lugar que se visita. Los japoneses son muy sensibles en este aspecto y tienden a tener una imagen negativa de los occidentales cuando observan su comportamiento en Japón, de ahí que muchos propietarios de pisos o apartamentos sean reacios a alquilarlos a occidentales.


Deslices de los occidentales cuando tratan con japoneses Editar

  • Sonarse la nariz en público

En estas situaciones, lo mejor es levantarse del sitio o girarse o, en casos extremos, antes de sonarse la nariz, disculparse diciendo "Shitsurei shimasu" (Disculpe).

  • Comer chicle mientras se habla

Esto constituye una falta grave en una reunión de negocios o cuando se trata con una persona por primera vez.

  • Poner los pies encima de la mesa o la silla o tocar a alguien con los pies
  • Besarse en público
  • Permanecer muy cerca de alguien cuando se habla

Los japoneses suelen saludarse haciendo una reverencia más que estrechándose las manos, besarse o tocarse, y permanecen a una cierta distancia en uno del otro mientras mantienen una conversación. Las miradas a los ojos suelen estar consideradas de mala educación.

  • Dar propina

En Japón, el precio de las comidas incluye el servicio. El dar propina puede ser interpretado como un acto ofensivo.

Deslices de los japoneses cuando tratan con occidentales

  • Preguntar cuestiones personales cuando conocen a alguien por primera vez

La edad, el salario, el apodo, si tiene o no novio/a, si está casado/a o soltero/a suelen ser las preguntas más recurrentes.

  • Confundir el nombre con el apellido

En Japón, el apellido precede al nombre, lo que lleva a cierta confusión cuando se trata con occidentales.

  • Estrechar las manos con debilidad

El estrechar las manos como forma de saludo es una costumbre relativamente reciente y muchos japoneses no saben cómo hacerlo

  • Utilizar al extranjero como "blanco" para hablar inglés

Si a uno le ven con cara de extranjero, independientemente de cual sea su nacionalidad (para los japoneses, todos los occidentales suelen ser "amerikajin" (americanos)) el que un japonés se acerque y pregunte "May I speak English to you?" es algo inevitable. En estos casos, lo mejor es hacerse el "sueco"...

  • Hablar en inglés aún cuando el extranjero sabe hablar japonés

Esto da pie a situaciones bastante divertidas: ¿Quién es el japonés y quién es el extranjero...?

  • Disculparse haciendo una reverencia

Si bien esto puede ser de buena educación entre japoneses, cuando se hace frente a un occidental puede darle a éste la impresión de que no se ha tomando en serio la falta y le están tomando el pelo.


Los tatuajes Ahora que está tan de moda hacerse tatuajes con ideogramas chinos, conviene recordar que en Japón asocian los tatuajes con los clanes mafiosos, ya que sólo los yakuza (la mafia japonesa) tienen la costumbre de llevarlos (y, últimamente, algunos cantantes pop japoneses). A la hora de ir a un onsen (balneario) o a un baño público, hay que tener esto muy presente si no se quiere ser observado de manera sospechosa.


Comidas y bebidas Editar

Se considera de mal gusto ir comiendo o bebiendo mientras se camina. Normalmente, los japoneses que compran refrescos en las máquinas expendedoras, se quedan ahí, lo beben y tiran el recipiente a la basura antes de continuar caminando.

Bebidas En Japón, ofrecer té verde (o-cha) como bebida es una costumbre bastante arraigada. Se suele servir caliente y en una especie de vaso. No se le añade ni azúcar ni leche. Al principio, puede resultar amargo, pero una vez acostumbrado al sabor, resulta una bebida muy refrescante.

Salvo excepciones, como quizás el vino, uno no se sirve su propia bebida. Las botellas de cerveza son tan grandes que la gente las comparte; las normas dictan que una persona sirva a otra, aunque a medida que progresa la noche, se tiende a descuidar esta regla. Para brindar, la palabra que se utiliza es "kanpai".

El oshibori Antes de las comidas, una de las costumbres es la de ofrecer en los restaurantes una toallita (oshibori), fresca en verano y caliente en invierno para refrescarse. Algunos japoneses también se limpian la cara con él, aunque no es muy correcto hacerlo. Al acabar, no hay que dejarlo tal cual sobre la mesa, sino doblarlo o enrollarlo.

Los palillos (hashi) En la mesa, la forma usual de colocar los palillos es paralelamente al plato, con la parte más fina (por donde se coge la comida) hacia la izquierda, sobre el hashioki (una pieza normalmente de cerámica donde se colocan los palillos) y la parte más gruesa (por donde se cogen los palillos) hacia la derecha.

La forma correcta de colocarlo es uno entre la base del dedo pulgar y el dorso del anular (este palillo permanecerá quieto) y el segundo, entre la parte superior del pulgar y los dedos índice y corazón (este es el que se mueve).

En lo que respecta a la etiqueta en el uso de los palillos, se considera poco elegante:

- Si se está compartiendo una fuente de comida con varias personas, el utilizar el mismo extremo de los palillos para apartar la comida y para comer. En este caso, es mejor apartarse la comida con el extremo de los palillos que no se lleva a la boca y, después de haberse puesto la ración en el plato, invertirlos y empezar a comer.

- El mover los palillos sobre la comida, mostrando indecisión sobre lo que se quiere comer.

- El rebuscar con los palillos la comida.

- El pinchar la comida con los palillos, como si éstos fueran pinchos.

- El atraer el recipiente de la comida hacia sí con los palillos.

- El coger el bol de comida con la misma mano con la que se sujetan los palillos.

- El dejar los palillos encima del bol de comida. Lo más correcto es dejarlos en el hashioki.

- El pasar la comida a otro comensal con los palillos.

- El meterse la punta de los palillos en la boca cuando se está comiendo.

- El dejar los palillos clavados verticalmente en un bol de arroz: este acto significa que alguien ha muerto.


Comidas Editar

La comida suele empezar con un "Itadakimasu" (literalmente, "recibo estos alimentos") y acabar con un "gochisōsama deshita" (literalmente, "fue un festín").

La comida más típica es el teishoku, un equivalente cultural al plato combinado y que consta de un bol de sopa de miso, un bol de arroz, un plato con verduras encurtidas y el plato principal, que varía en función del menú. La sopa de miso normalmente se bebe directa del bol. Se considera de buen gusto hacer ruidos mientras se toma la sopa, especialmente si es de tallarines (soba, udon, ramen).

Cuando se comparte un plato, lo normal es no comer directamente de ese plato, sino apartarse una pequeña cantidad de comida en el plato de uno y comer de ahí.


La casa japonesa Editar

El ser invitado a un domicilio particular es un honor poco común. La mayoría de los japoneses consideran sus hogares demasiado pequeños y humildes para tener invitados; es por eso que hay tantos restaurantes, cafeterías y bares.

Al ser invitado a una casa japonesa, lo mejor es llevar un regalo, como flores, bombones o fruta. Las bebidas alcohólicas como el whisky o el coñac son también muy apropiadas para estas ocasiones.

El calzado

No hay nada más desagradable para un japonés que las suelas de los zapatos; por esta razón se los quitan antes de entrar en una casa, un ryokan o un templo, así como en algunos museos y restaurantes. Los establecimientos generalmente tienen zapatillas de plástico en la entrada para el uso de sus clientes, pero cuando se entra en un recinto donde hay tatami, también hay que quitarse estas zapatillas y quedarse en medias o calcetines. Por ello es muy importante que los calcetines o las medias no estén rotos.

Para ir al aseo en una casa particular hay otro par de zapatillas, también de plástico o de goma, justo a la entrada del aseo. No hay que olvidar cambiarse estas zapatillas por las anteriores después de utilizar el aseo, ya que, de lo contrario, se dará lugar a expresiones de horror o hilaridad entre los presentes.

El baño

En las cajas japonesas, lo normal es que el cuarto de baño (entendido como un sito específico para bañarse) está separado del aseo (entendido como el lugar donde se encuentra el inodoro). La bañera (ofuro) es un lugar para relajarse que va a ser compartido por los demás miembros de la familia, por lo que antes de entrar en ella, es esencial enjabonarse bien y aclararse con abundante agua.




De negocios Editar

Antes de hacer negocios en Japón, es muy importante tener cierto conocimiento de cómo funciona la sociedad japonesa y de la manera en la que los japoneses hacen los negocios. La Oficina Económica y Comercial de España en Tokyo ofrece en su web unos consejos muy útiles para aquellas empresas que quieren adentrarse en el mercado japonés.

La puntualidad Es muy importante ser puntual, tanto en los negocios, como en los acontecimientos sociales. Las direcciones japonesas suelen ser complicadas y el tráfico caótico, por lo que conviene salir con la suficiente antelación para evitar el tener que decir excusas muy trilladas. Lo normal es que los japoneses lleguen unos minutos antes de la cita.

Las tarjetas personales (meishi) Cuando se hace una visita, el que no lleva tarjetas personales no es nadie. Casi todo el mundo lleva consigo sus tarjetas a modo de presentación. Si no se llevan durante un viaje de negocios, los japoneses desconfiarán. Aunque es suficiente si los datos esenciales están en inglés, también conviene imprimirla en japonés en el reverso. Se trata de una forma de agilizar la relación. Los japoneses suele tener problemas con los nombres occidentales, por lo que las tarjetas hacen más fácil su comprensión. Además, en una sociedad en la que la jerarquía es fundamental, es importante saber el puesto y la categoría que se ocupa en la empresa, y conviene que en la tarjeta se reflejen estos extremos. Si se trata de un viaje de turismo, nadie las pedirá, pero el presentarla será un gesto muy apreciado por los japoneses.

Aceptar y recibir regalos Editar

En Japón, hacer regalos es una costumbre altamente ritualizada, usada principalmente como una forma de suavizar las relaciones sociales.

Los regalos van siempre envueltos. Una vez que es ofrecido el regalo, no puede rechazarse y de hacerlo, debe ser lo antes posible. Lo usual es no abrir el regalo enseguida y, si se hace, se le debe pedir permiso a persona que hace el regalo utilizando la expresión "Akete mo ii desu ka" (¿Puedo abrirlo?). Es conveniente no hacer un regalo demasiado caro porque ello implicaría que el que tiene que recibir el regalo debería regalar una cosa de igual o mayor precio y se caería en una escalada de regalos y contra-regalos cada vez más caros. La función del regalo no es el regalo en sí, sino que es una forma de recordar la importancia de la relación. Después de hacer un viaje, es típico llevar a familiares y compañeros de trabajo un recuerdo de donde se ha estado (omiyage). Cuando se hacen regalos a japoneses, lo mejor es llevar algo del país, como vino y otros productos autóctonos.




Comunicación no verbal Editar

La preferencia japonesa por la comunicación por métodos no verbales se manifiesta a menudo en el uso de gestos. A diferencia de lo que ocurre con los occidentales, que tienden a usar gestos para enfatizar lo que están diciendo, los japoneses tienen a utilizar los gestos en lugar de expresiones habladas.

Muchos de los gestos japoneses difieren considerablemente de los utilizados en los países occidentales. Otros se parecen, aunque su significado es completamente diferente.

- Señalarse la nariz con el dedo índice es una forma de referirse a sí mismo.

- Rascarse la cabeza es una manera de mostrar confusión o desconcierto.

- Juntar las palmas de la mano como si se estuviera rezando es una manera de disculparse.

- Poner la mano como si se estuviese sujetando una copa de sake es una manera de invitar para ir a beber.

- Poner las manos como si se estuviese sujetando un bol de arroz y utilizar los dedos índices y corazón como si fuesen palillos es una forma de sugerir a alguien ir a comer.

- Poner los dedos índices de las manos sobre la cabeza asemejando cuernos es una manera de indicar que una tercera persona (por ejemplo, jefe o esposa) está enfadada.

- Llevarse el puño detrás de la cabeza y de repente abrir la mano expresa la opinión de que una persona es tonta.

- Cruzarse de brazos y cerrar los ojos indica que esa persona está pensando. Si se mantienen los ojos abiertos, este gesto puede ser interpretado como una forma de desafío.

- Poner el puño delante de la nariz, imitando una nariz larga, indica que la persona de la que se habla es un fanfarrón.

- Entrecruzar los dedos índices de las manos como si se tratase de espadas indica que hay dos personas que se están peleando.

- El gesto de aplicar saliva sobre una ceja significa que uno no se está tomando muy en serio la historia que se está oyendo.

- Cuando se pasa delante de gente, el pararse ligeramente, extender una mano delante del cuerpo y moverla ligeramente hacia arriba y abajo como si se estuviera cortando algo es una manera de pedir paso.

- Los brazos cruzados en forma de X indica que algo está mal.

- Elevar los brazos por encima de la cabeza formando una O indica que algo está bien.

- El sentarse con las piernas abiertas es una forma de manifestar superioridad o arrogancia, dependiendo de la situación.

- Extender los dos brazos por encima de la cabeza es una manifestación de júbilo.

- Formar un círculo con los dedos índice y pulgar manteniendo la mano horizontal significa dinero.

- Si la mano se pone en posición vertical, significa OK.

- Mover ligeramente la mano con la palma extendida delante de la cara indica desaprobación.

- El gesto de atraer la atención se hace moviendo ligeramente de arriba a abajo la palma extendida de la mano.

- Levarse la mano al cuello o la nuca y moverla ligeramente en posición horizontal significa que alguien ha sido o va a ser despedido del trabajo.

- Extender el dedo meñique significa novia o mujer, extender el pulgar significa novio o marido y extender los dos dedos a la vez significa pareja.

- Entrelazar los dedos meñiques significa promesa.


Honne y tatemae Editar

Puesto que la sociedad japonesa está basada en la noción de que la existencia de una persona depende de las demás, es esencial el mantener la armonía en las relaciones sociales. El comportamiento intrínseco de una persona y su actitud hacia los demás está reflejada en los conceptos de tatemae, la actitud de una persona hacia la sociedad, y el honne, sus sentimientos e intenciones internas.

El definir unas reglas de conducta apropiadas para cada estatus, ayuda a perfilar la organización social. La etiqueta japonesa especifica, por ejemplo, que los jóvenes deben mostrar deferencia hacia los mayores, y las mujeres hacia los hombres. El nivel de formalidad en una conversación es una de las maneras más obvias de diferenciar el estatus social. La lengua japonesa posee una rica gama de expresiones que indican diversos grados de formalidad. Asimismo, ciertas ropas, como los uniformes, también muestran el estatus social permitiendo interaccionar unas personas con otras de una manera apropiada."


Aspectos de la sociedad japonesa Editar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar